Si hay algo que Renault tuvo bien en claro fue como captar ese público adicto a los track toys para cautivarlos con tentadoras ideas. Una fue el Sandero RS, un chiquitin con una puesta a punto de suspension y chasis admirable que deja contento a sus dueños cada vez que salen a girar y la otra, su hermano mayor con las mismas siglas: el Megane.

 

 

Es muy visible el craneo que Renault Sport puso a trabajar en este auto con los condimentos justos y bien mezclados: motor turbo con un sonido muy trabajado, buen chasis, buenos frenos, un interior netamente deportivo y un comportamiento dinamico a la altura de las circunstancias.

 

 

Nos cruzamos con este RS inmaculado en el autódromo y efectivamente su dueño nos conto que lo usa de track toy, un auto para divertirse y para colmo, con un una vuelta de rosca: cambio d emangueras, intercooler, escape completo y el Megane ronda los 330hp, un numero mas que suficiente para hacer correr la adrenalina desde el inicio de la tanda hasta la vuelta de enfriamiento.

 

 

Nuestro fotografos @cupaxs y @marence.ph se tomaron un ratito para hacerle una tomas y las compartimos no sin antes, dejar un debate: Es una buena opcion este chiche o por lo que sale armamos otra cosa? Que opcion eligirian para darle batalla al RS? Los leemos!