Vas por la calle y entre el aburrido tránsito diario ves un Mini Cooper, con ese porte setentoso que causa tanta simpatía y en la vereda opuesta a lo que seguro tenes como concepto de auto rápido.

 

 

Es verdad, este diminuto auto que se posicionó como clásico de todos los tiempos también tiene ese karma de lento y algo aburrido, sin embargo un par de triunfos en Monte Carlo y otros rallies mundiales dejen mas que claro que debajo de un mini, siempre se esconde potencial.

 

 

Pero qué pasa cuando se tocan los extremos? Con este animalito que sus creadores bautizaron como Super Cooper Type S los extremos están más que unidos! Sobre la base de un Mk3 de 1974 y tras varias reformas lograron montar un V6 3.5 de Honda en la parte trasera del auto, volando previemente los asientos y reubicando en la parte delantera el aire acondicionado, el deposito de combustible y la batería logrando con un trabajo minucioso un reparto de pesos muy parejo.

 

 

Al motor japones se le acoplo un compresor Rotrex dando como resultado unos bestiales 502 caballos y 519nm de torque.

 

 

 

La caja es manual de 6 velocidades y la inversión total del proyecto fue de 150.000 dolares! Poco? Mucho? la verdad es que en costo beneficio nada debe igualar el placer de esconder 500 caballos abajo de este cazabobos infernal.

 

 

 

 

De yapa, un video para que lo veas en accion!