El problema de tener un Honda CRX de daily, es que los que realmente descubren el espíritu de este tipo de autos se dan cuenta que detrás de esa máscara de compacto deportivo se esconde un potencial enorme para exprimir en las pistas. No por nada fue un auto que en Europa tuvo su propia monomarca y que al día de hoy, sigue siendo elegido y muy buscado para armar y disfrutar de sus virtudes. Esta CRX que te mostramos hoy no fue la excepción y tuvo su uso cotidiano, tiempo que el dueño aprovechó para levantarla de su estado poco favorable hasta que decidió empezar a potenciar. Con un motor original algo cansado, forjar y enturbar fue la primera opción, algo que duró apenas 2000km. Segunda chance mediante fueron 4000 los kilómetros que rindió antes de dar el paso definitivo, ese que se suele acertar después de algunos sinsabores. Quien está adentrado en el mundo de los Honda conoce de sobra las virtudes del swap, y fue un K20Z3 el donante a ubicar en el vano motor. Convencido de que el casco ya no iba a quedar original, arrancó la epopeya de destriparlo y convertirlo en un juguete para track. Al rendidor K20 lo acompaña una Hondata Kpro tuneada por @bmstune , multiple Ktuned, trombón 3´Saenz, tren delantero y trasero rotulado, parrilas regulables, frenos Wilwood de 4 pistones y el interior recibe una jaula abulonada de acero inoxidable, tablero AIM MXS Strada, butaca Sparco Sprint y cinturones de 4 puntos RaceQuip. A la estampa característica y tan particular que tienen las CRX, el duelo ensancho los guardabarros con un diseño propio en fibra de vidrio, faldones, lips y capot a medida también en fibra de vidrio. El resultado es esta belleza furiosa y violenta que nuestros fotógrafos @marence.ph y @nicosantos__ se ocuparon de retratar al detalle. Les dejamos el álbum para que disfruten!
.
.
.
#honda #hondacrx #k20z3 #hondamanda #racetrackculture