La ecuación arranca infartante: son 199 caballos a 13.500 vueltas para 204 kilos de peso. Es la suma perfecta que invita a las sensaciones más radicales, las más extremas. La BMW S1000RR es de esas creaciones que nacen para revolucionar un nicho y arrancan con el pie derecho, porque a pesar de sufrir el prejuicio de un ambiente muy Japonés dominado por iconos indiscutibles, la marca alemana supo rebuscarselas para finalmente ponerle las cosas muy difíciles al reinado oriental de las Superbikes. Los ingenieros alemanes se pusieron la vara muy alta y los resultados fueron soluciones tecnológicas en la electrónica que marcaron un precedente en el rubro. Sin ir más lejos, fue la primera moto de serie en incluir control de tracción y cuatro modos de rendimiento seleccionables: rain, sport, race y slick. Otro punto increíble es el ABS Pro que interviene de forma regulada en condiciones deportivas y genera, junto al control regulable de tracción, una conducción segura sin pérdida de trazado ni sustos de más, que en este tipo de moto son básicamente pequeños infartos! Los test le dan 320 km/h de velocidad final para esta cuatro cilindros en línea de 4 tiempos y 999cm3 y que hoy, nuestro fotógrafo @nicosantos__ sesionó para que la conozcan en detalle. Los dejamos con la producción completa y los leemos atentos!