Todos los autos son una búsqueda, una búsqueda personal por donde definimos y expresamos un estilo propio. A veces esa búsqueda dura días, otras meses… a veces años.

 

El dueño de este BMW 325i del año 88 supo tomarse el tiempo y el que sabe esperar tiene su recompensa. Como usuario de la marca es difícil resistirse a los encantos de un E30, generación casi favorita de muchos entusiastas, por eso a pesar de encontrar el auto con algunos problemas finalmente se embarco en la travesía de dejarlo como lo ven.

 

 

Un largo camino desde cambiar los pisos, acomodar todo lo que estuviera fuera de linea, detalle por detalle hasta llegar a lo fundamental: después de un tiempo aspirado llegaba la hora de armarlo turbo. El 2.5 recibió ademas de la turbina, trabajo en la tapa, escape completo, Fueltech FT500 y una repro que lo dejo en unos hermosos y saludables 400 caballos.

 

 

Lo frenan unos Wilwood Perfomance de calle y lo pone divertido a la hora de doblar una suspesion Bilstein con regulación de altura atrás y fija adelante. Como plan futuro este E30 espera un cambio de turbina por una mas chica que reduzca el tiempo de carga, nuevo múltiple y nueva repro para llegar a 450 caballos, potencia final que a su dueño lo deja tranquilo de usar en la calle, viajes largos y obviamente un poco de pista!

 

 

Esa versatilidad pocas veces se consigue, porque seamos sinceros, que existe hoy que sea tan atemporalmente lindo, fiable y con la potencia suficiente como para ponerte a pruebas las muñecas en un track? El acertijo se responde solo y es por eso que cuando al dueño le preguntan si se vende, la cabeza se menea de izquierda a derecha con una sonrisa.

 

 

Los dejamos con la sesión que nuestro nuevo fotografo @sebastianpiriz eligió para presentarse ante nuestros seguidores!